Historia del Parque Miguel Lillo

El Parque Miguel Lillo debe su nombre al botánico tucumano que luchó por el mantenimiento de los espacios verdes y es, según los informes de relevamiento de la Municipalidad de Necochea (2013), un área verde de más de 640 hectáreas que alberga alrededor de 1.100.000 árboles, de los cuales el 70% son pinos. Se encuentra ubicado en el sur de la Villa Díaz Vélez y lindante con el mar. Con más de cien años de historia, se pueden encontrar importantes ejemplares de eucaliptos y pinos, entre otros. Como asegura Ernesto Gatti (1958) en su libre Vivero y Estación Forestal “Miguel Lillo”, sus orígenes se deben a la inmensa plantación que el estanciero e ingeniero Carlos Días Vélez efectuó sobre las dunas de su propiedad. El establecimiento de este vivero de árboles, que fueron sembrados de semillas, logró importantes finalidades: restar velocidad al viento sur, consolidar el terreno al fijar los médanos cercanos a la costa, evitar que la arena vuele y así permitir la creación de la ciudad de Necochea a 3 km. de distancia del mar gracias a esta razón.

El parque se divide en cuatro áreas que poseen y brindan distintos servicios como se describe en el Relevamiento e Inventario de Edificios y Sitios realizado por la Comisión de Patrimonio del Partido de Necochea (año 2010). En la primer área que presenta las características de un parque urbano, se encuentran la Administración del Parque (funciona en la Casona del Museo Historico Egistro Ratti que fue primero la Casa de la familia Díaz Vélez y luego Administración y vivienda del Director del Parque Edgar Gatti), el Anfiteatro, el Complejo Turístico Casino y el Complejo Museológico que alberga una importante casa de estilo neocolonial. Esta fue edificada por Carmen Díaz Vélez de Álvarez de Toledo. También se encuentran jugos infantiles y fogones. La segunda área es la parte que se encuentra más densamente arbolada con los circuitos internos, el circuito aeróbico, los jardines francés y japonés. Finalmente, la tercera área tiene su núcleo en la Avenida Pinolandia donde se pueden alquilar bicicletas, carritos, caballos y dar un paseo dentro del trencito del Parque Miguel Lillo. En 2007 el parque recuperó el pequeño pero vistoso tren que lo recorría su interior. El mismo recorre 2,7 kilómetros uniendo la estación Del Parque con el Lago de los Cisnes.

Actualmente en el parque se realiza el Festival Infantil que representa una de las celebraciones más importantes de la ciudad junto a la Fiesta de las Colectividades. También posee un Anfiteatro para la realización de espectáculos y, próximo a éste, se ubican el Museo de Ciencias Naturales y el Museo Histórico Regional.

Además el parque tiene una zona destinada a bici-sendas, circuitos aeróbicos y un pequeño complejo deportivo. A unos tres kilómetros del trazado urbano y por Avenida 10 se ubica el Campo Scout, un camping administrado por la Asociación Civil Scouts de Argentina. En el parque se puede acampar, hacer fogones, alquilar bicicletas, carritos y realizar cabalgatas.